miércoles, 7 de mayo de 2008

LOS VIKINGOS (3parte)


Historia de la expansión vikinga
En la expansión vikinga tuvo importancia decisiva su pericia en la construción de barcos¿Qué provocó la explosión vikinga? Algunos historiadores apuntan hacia el exceso de población como causa fundamental, mientras otros sugieren que la creciente autoridad de tos reyes escandinavos obligó a muchos hombres a buscar en el exterior una mayor libertad.
La gran demanda de productos del norte subártico desempeñó probablemente un papel vital en la expansión vikinga. Las pieles, disponibles sólo en Escandinavia en aquellos tiempos, y el marfil, que únicamente podía obtenerse de los colmilíos de morsa, eran productos muy apreciados y objeto de demanda constante en Europa occidental. Pero, en el siglo VIII, esta demanda se hizo más imperiosa. Florecieron centros mercantiles como Dorestad, situada en un brazo del bajo Rin, y que era el final, en territorio franco, de una ruta de suministro que partía de lugares como Helgó en el lago Malar, en el mar Báltico, o de diversos puntos de la costa noruega.
La creciente demanda estimuló a los escandinavos a buscar suministros tierra adentro, mediante la caza o la exacción de tributos a lapo-nes y fineses. En el siglo IX, un noruego llamado Ottar traspuso el cabo Norte y llegó navegando hasta el mar Blanco, aventura que relató al rey inglés Alfredo y que éste mandó consignar por escrito. Las travesías de este tipo permitieron importantes mejoras en la construcción de las embarcaciones. Las naves vikin-gas se volvieron a la vez robustas y veloces, características que ofrecían las ventajas de la sorpresa y de la posibilidad de una retirada segura.
Navegaciones como la descrita por Ottar, con fines de caza y exploración, constituyeron un aspecto muy importante de las actividades vikingas, y condujeron, de modo natural, a la exploración de mares remotos y a la explotación de los nuevos recursos.
La conversión al cristianismo de los pueblos vikingos
Fueran muchos o relativamente pocos los colonizadores daneses, lo cierto es que pocos cambios más introdujeron en sus nuevas colonias. Los que se establecieron en Inglaterra muy pronto aprendieron a hablar inglés, aunque influyeran considerablemente en los dialectos locales; se convirtieron al cristianismo y, en muchos otros aspectos, se adaptaron rápidamente al nuevo mundo en que habían buscado asentamiento. Fue su gran capacidad de adaptación la que determinó que sus distintas conquistas tuvieran características tan diferentes. Así, los jefes vikingos establecidos en Norman-día aparecieron como los sucesores naturales del conde franco al que habían desplazado, mientras que los cabecillas vikingos de Dublín se comportaron como reyes irlandeses, y los gobernantes escandinavos de Kiev y Novgorod pronto se eslavizaron.
Los vikingos de Europa occidental no sólo fueron asimilados, sino que pronto se sometieron a los reyes indígenas. En Inglaterra, el último rey escandinavo de York fue depuesto el año 954, y los northumbrios, tanto de ascendencia inglesa como escandinava, aceptaron la autoridad del rey inglés. Así nació el reino unido de Inglaterra. La asimilación de los vikingos fue posible una vez que establecieron asentamientos parmanentes; entonces resultaban tan vulnerables a los ataques como lo habían sido antes sus víctimas, pero a ello contribuyó en gran medida el evidente cese de las incursiones procedentes de Escandinavia.

VISITAS


contador de visitas